Skip to content

SÍ A LA GUERRA

La guerra está justificada, por lo menos, en los siguientes casos:

Contra los “progresistas”, que intentan progresar a costa del prójimo.
Contra lo ecologistas, que carezcan de conocimientos sobre Ecología.
Contra los blasfemos, mal hablados y soeces.
Contra lo público, como hombres públicos, mujeres públicas, etc.
Contra los pederastas (cadena perpetua).
Contra los políticos populistas, que pretenden darnos el timo del “toco mocho”.
Contra los periodistas que no se limitan a informar, sino a deformar.
Contra las organizaciones NO-GUBERNAMENTALES que se financian con el dinero del Gobierno (por lo menos deberían cambiar de nombre y pasar a llamarse GUBERNAMENTALES).
Contra lo organizadores de peleas de perros, gallos, etc. (más de cinco años de cárcel sin remisión).
Contra los violadores (cadena perpetua).
Contra los sacerdotes que abusan de los niños (más de veinte años de cárcel).
Contra los “asalta-capillas” de cualquier religión y credo (entre cinco y diez años de cárcel).
Contra los que ensucian el mobiliario urbano, los monumentos, etc. (condenados a borrar las pintadas en el tiempo que fije el juez).
Contra los pirómanos (condenados a plantar árboles en función del daño causado).
Contra los que abusen de niños, ancianos, minusválidos, etc. (más de diez años de cárcel).
Contra los alcohólicos y drogadictos, siempre que vayan conduciendo un vehículo y no se haya producido un accidente (retirada del permiso de conducir a perpetuidad y una sanción económica fuerte), en el caso de un accidente la pena de cárcel se multiplicaría por tres).
Contra los conductores de “furgonetillas” por exceso de velocidad (retirada del permiso de conducir durante medio año. En caso de reincidencia a perpetuidad).
Contra los padres que amenacen a los profesores de sus hijos (multa a los padres y fuera el niño del centro de enseñanza).
Contra los políticos que dispongan del dinero del contribuyente para fines que no tengan que ver estrictamente con el bien común (aquí no está incluido el mundo de la kultura), en este caso cesarán de sus cargos y responderán con su patrimonio.
Contra los coches oficiales, residencias oficiales, gastos suntuarios de toda la clase política (los políticos se trasladarán en sus propios vehículos o en transporte público, y vivirán en sus domicilios particulares).
Contra todo tipo de aforamiento (no existe aforamiento para nadie).
Contra todos los “anti”, incluidos los “antisistema”.

Comparte este artículo en:
Tweet about this on TwitterShare on Facebook0
Published inUncategorized

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *