Saltar al contenido

Las enseñanzas agronómicas en la Europa ilustrada

ProbablemIlustraciónente el primer centro docente donde se impartieron clases de agricultura fue la Universidad húngara de Nagyszombat en 1620, pero no fue hasta la segunda mitad del siglo XVIII cuando se introdujeron las enseñanzas  agronómicas en las Universidades. Fueron los países del centro y norte de Europa los pioneros en este sistema de enseñanzas. Entre los años 1763 y 1788 Federico de Prusia invirtió 160 millones de francos para subencionar las enseñanzas de agronomía. En Francia, en 1762 se propuso la creación de escuelas agronómicas con objeto de instruir a los hijos de los labradores y evitar así la emigración del campo. Pero fue en 1767 cuando se creó la primera escuela destinada a los huérfanos del Hospital de la Piété de París, la cual se mantuvo hasta 1780. Dejando a parte la anterior experiencia, en Francia no se puso en funcionamiento ninguna otra escuela agrícola hasta 1800, a pesar de los numerosos proyectos impulsados por el agrónomo Rozier.

En Dinamarca la enseñanza agrícola tuvo lugar a partir de 1771, y en Austria desde 1775, que fue cuando se instaló una Escuela de Agricultura en el Belvedere de Viena, la cual perduró hasta 1781. Tuvo dos centros anejos en la Baja Austria y en Moravia. La enseñanza de la agricultura, se estableció en la Universidad de Praga en 1791, que fue cuando se creó una cátedra, y en 1796 en la de Viena.

En 1800, en el Jardín du Roi de París se creo una cátedra de cultivos, poniendo al frentre de la misma al Jardinero Jefe del Jardín, André Thouin. En 1806 las enseñanzas ya abarcaban todos los ámbitos agrícolas transformándose en una verdadera escuela de agricultura práctica. Thouin preconizó tres niveles de enseñanza: 1º) Una formación práctica para los jornaleros, 2º) Unos estudios en libros de prácticas para los agricultores medianos, 3º) Utilización de libros teóricos «fundamentados en el mayor número de hechos, basados en la práctica de la agricultura de todos los países del mundo, en la fisiología vegetal, en la química neumática y en la física general, para los grandes terratenientes.

En 1804, el célebre agrónomo alemán Thaer creó el Instituto Agrícola de Moéqlin cerca de Francfort que perduró durante el siglo XIX. Años más tarde, en 1818, el rey de Wurtemberg, creó un instituto agrícola y forestal en Hohemheim, que disponía de nueve cátedras: 1) Multiplicación Aninal, 2) Matemáticas y Física, 3) Economía Agrícola, 4) Silvicultura, 5) Tecnología Agrícola, 6) Historia Natural, 7) Ciencias accesorias a la Silvicultura, 8) Medicina Veterinaria y 10) Agricultura Rural y Contabilidad. Estas enseñanzas tenían una duración de tres años, y los alumnos recibían más de 12 horas de clase por día.

No se hace referencia de las enseñanzas de la agronomía en Gran Bretaña, ya que fueron escasas y de carácter privado. Los ingleses hasta muy entrado el siglo XIX no dispusieron de centros públicos de investigación y enseñanza agronómica.

Las experiencias docentes que se pusieron en marcha en Europa durante el siglo XVIII fueron escasas en su conjunto, perdurando poco en el tiempo. Hasta principios del siglo XIX, con la creación de las escuelas alemanas primero, y después con las francesas de Roville, Grignón y Grand Jouan, no se consolidaron las enseñanzas agronómicas en Europa.

Comparte este artículo en:
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
0
Publicado enUncategorized

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.