Skip to content

Socialismo

El enemigo de la sociedad, aunque parezca ser derivado de ella; su anhelo es destruirla, si bien en sus doctrinas aparenta querer organizarla. Famélico y andrajoso monstruo de largas uñas, que se complace en asustar de vez en cuando a las gentes ricas; apenas asoma un poco la cabeza, huyen de aquellas escondiendo sus capitales. Para muchos el socialismo es un sistema político que encierra la felicidad de las naciones; su principal base es constituir el mundo en una vasta sociedad de socorros mutuos para que unos no naden en la abundancia al paso que otros no sean víctimas de la miseria.

Como natural consecuencia del socialismo desaparecerán los ricos y los pobres, pues los capitales serán iguales, y cuando algún socio adelante y aumente el suyo a fuerza de trabajo y esfuerzo, vendrá el equilibrado socialismo y le tomará sus aumentos para reponer el capital del que desmembró el suyo por sus vicios y holgazanería. Y con tan magnífico sistema el holgazán andará gordo y bien vestido y el trabajador desnudo y extenuado; y unos trabajarán para que coman otros, y otros comerán para que unos trabajen; y en las tiendas se darán gratis los géneros al que los necesite, y en los hoteles y restaurantes no cobrarán nada por lo que  se consuma; y no se pagará nada en los espectáculos, y todos los socios estarán contentos y muchos de ellos morirán de felicidad.

Dicen los partidarios del socialismo que la propiedad es un robo, y ellos para castigar a los ladrones propietarios, quieran apoderarse de sus propiedades, recordando sin duda aquello de que el que roba a un ladrón tiene cien años de perdón. (Diccionario de los Políticos)

Comparte este artículo en:
Tweet about this on TwitterShare on Facebook0
Published inUncategorized

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *